Manaos: la entrada de la Amazonia brasileña

No sé por qué llevé tanto tiempo para visitar el norte de Brasil, especialmente Manaos.

Nos brasileños no damos demasiada importancia al Norte en términos de turismo y preferimos Río y las playas del nordeste. El modo de pensar en Brasil es que el Norte es sólo la selva y nada más…
Pero estoy aquí para invitar ustedes a visitar esta parte muy especial de Brasil! No sólo para entender este país mejor, pero también tener experiencias únicas e inolvidables.
Sin ningún tipo de expectativas y sólo una referencia (el Teatro Amazonas), salí de Sao Paulo para Manaos. El vuelo duró alrededor de 4 horas e incluso antes de aterrizar pude ver la grandiosidad y la exuberancia de la naturaleza en el estado de Amazonas.

Manaus

Manaos

Los portugueses conquistaron el estado de Amazonas durante el siglo XVII, antes era un territorio español. Sin embargo, Inglaterra, Holanda y Francia hicieron su camino hasta la región en un intento de conquistarla y para establecer un comercio.

La ciudad de Manaos fue fundada en 1848, muy cerca del tiempo de la «época de oro del caucho» (1850-1912). La economía de Amazonas comenzó a prosperar con la explotación del caucho, sino también el cacao, nueces, arroz, guaraná y otros productos forestales.
Manaos atrajo a muchos migrantes, especialmente del nordeste debido a la sequía, pero también a los trabajadores extranjeros. Ellos ayudaron a construir una de las ciudades más prometedoras en ese momento. Manaos fue la segunda ciudad, y la primera capital, a tener electricidad en Brasil, la tercera en América Latina a tener un tranvía (1896), y la primera universidad en Brasil (Escola Universitaria Gratuita de Manaus, 1909).
Pero sólo fue después de la proclamación de la República, en 1889, la «edad de oro del caucho» que Manaos, el mayor exportador mundial de látex, empezó a tener éxito y prosperar. Durante ese tiempo, se construyeron muchos edificios impresionantes.

Centro histórico

El Centro Histórico de Manaos transporta a los visitantes de vuelta ao siglo XIX, el tiempo que lo Barões da Borracha (Barones del caucho) utilizaban billetes de dinero para hacer cigarrillos  y la gente rica enviava la ropa para lavar en Europa.
Me quedé en el centro de Manaus, a sólo unos pasos de Largo São Sebastião (Plaza de San Sebastián), que está rodeada de casas antiguas y coloridas, y tiene un imponente monumento en el medio. El piso que le hace preguntarse se es una copia del famoso paseo de Copacabana, y es una alusión al encuentro de las aguas (los ríos Solimões y Negro se encuentran justo en Manaus para formar el río más grande del mundo, el río Amazonas). Manauaras (quien nace en Manaos) son verdaderamente apasionados por sus ríos, sobre todo porque esta es la principal fuente de vida para muchos de ellos.

Mi visita estava sólo empezando y ya estaba sorprendido.

Manaus

Situado en la plaza se encuentra el edificio más emblemático de la ciudad: El Teatro Amazonas. El edificio de estilo ecléctico fue inaugurado en 1896 y fue diseñado por el estudio de arquitectura portuguesa, el Gabinete Portugués de Ingeniería de Lisboa.
Todos los materiales utilizados en la construcción son básicamente importados: las vigas de acero de Glasgow; tejas de vidrio de Alsace (Francia); muebles de París; mármol de Carrara, espejos de cristal, candelabros y jarrones de porcelana de Italia; y los apoyos de brazo de las butacas vinieron de Rusia. Sólo la madera utilizada es de Bahía, pero aún asi fue enviada a Europa para ser trabajada.
Si me quedé flipado en frente al majestuoso y exuberante Teatro Amazonas, cuando llegué en el interior para una visita guiada me quedé sin palabras. El edificio es considerado uno de las 15 Opera Houses más impresionantes del mundo!
La decoración tiene una mezcla de art nouveau, Barroco y Rococó estilos, y lo que realmente me llamó la atención fueron las columnas y máscaras griegas. El Teatro Amazonas tiene una capacidad para 700 personas y fue creado para ser el lugar de entretenimiento para los barones del caucho, y la inspiración vino de La Scala (Milan)  y de la Ópera Garnier (París).
El Salão Nobre en el segundo piso es una obra maestra, y la combinación perfecta de lujo y elegancia. Tiene mármoles de Carrara y rojos, lámparas de araña de cristal de Murano y bronce, y un suelo de madera con un asombroso mosaico compuesto por 12.000 piezas de diferentes tipos de madera. Yo estaba en éxtasis visitando el Salão Nobre, y le considero la parte más bonita del Teatro Amazonas.

Hay construcciones encantadores y preciosas repartidas por todo el centro de Manaos y la mayoría de ellas están muy bien conservada.

Palacios, Palacios y Palacios

Manaos tiene una historia tan rica, por lo que no es sorprendente que haya algunos palacios extraordinarios. Paseando por las calles de Manaos, encontré no sólo uno, sino tres palacios: Río Negro, Rio Branco y el Palacio de la Justicia.

El Palacio de la Justicia fue inaugurado en 1900 y cuenta con estilos renacentista (Belle Époque) y neoclásico Inglés. Se convirtió en un Centro Cultural en 2006 y ofrece visitas guiadas gratuitas para sus visitantes.

El Palacio Rio Branco construido entre 1905 y 1938, tiene un estilo ecléctico y también se ha convertido en un centro cultural. El edificio es excepcional y está situado en una plaza muy agradable, muy cerca de la primera calle de Manaos que todavía tiene pintorescas casas antiguas.

El Palácio Rio Negro fue mi favorito y es simplemente increíble! El palacio es la antigua residencia de Karl Waldemar Schulz, un Barón del caucho alemán que se estableció cerca del río y construyó este palacio con varias habitaciones decoradas en estilo neoclásico. Las estatuas de bronce y la escalera de madera son preciosas! También es un centro cultural y ofrece visitas guiadas gratuitas para sus visitantes.

Museos

Hay muchos museos en Manaos y lo mejor es que la mayoría de ellos son gratuitos.

Entre todos los museos que he visitado: Pinacoteca do Estado, Imagen y som, Tiradentes, Numismática, Arqueología, do Índio, la Casa de Eduardo Ribeiro, el Crimen y Seringal, mis dos favoritos fueron la Pinacoteca do estado (que se encuentra en el impresionante Palacio Provincial, una antigua residencia de un comerciante) y el Museu do Seringal.

Situado en la orilla del río en las afueras de Manaos, el Museu do Seringal reproduce la vida de un baron del caucho y sus trabajadores durante el tiempo de «la edad de oro del caucho».
El escenario fue creado basado en una historia fascinante que se ha convertido en un libro y una película (La Selva) escrita por el joven portugués Ferreira de Castro, que se escapó de la seringal (la plantación donde se extrae el látex).
El ambiente tan bien creado y la historia contada por el guía de una manera fascinante transporta el visitante a la época. Los aspectos más destacados son la balanza adulterada que los jefes utilizaban para engañar a sus trabajadores y hacerlos sirvientes «eternos», y la extracción del látex justo en frente de usted.

Recordé el momento en que enseñaba Química y cuentaba a mis estudiantes el proceso de galvanización (para evitar la descomposición del caucho en temperaturas frías y la fusión en las calientes), pero nunca he pensado que un día iba a tener la oportunidad de ver la extracción del látex en persona. Infortunadamente no hacen caucho en el museo, pero aún así, la visita vale totalmente la pena.

El Museo da Amazonia (MUSA) y el Museu do Homem do Norte también son considerados excelentes.

Mercados, Parques y Playas Fluviales

Con todo el bosque y ríos que rodean Manaus, una visita a sus mercados puede ser muy interesante.

Porto do CEASA es el más grande y más emocionante mercado en Manaus. Miles de trabajadores, toneladas de frutas, peces y plantas agudizará tus sentidos. La visita a este mercado es también una oportunidad para comprobar la vida local, ya sea en el interior o en el exterior, donde se encuentra el puerto y donde la mayoría de los grandes barcos llegan con alimentos, mientras que otros salen con los pasajeros.

El mercado más encantador es el Mercado Municipal, inaugurado en 1882; este edificio es una réplica del mercado Les Halles en París, pero sin embargo, la Gallería Vittorio Emanuele de Milán, fue que inspiró su interior. Tiene estilo art nouveau con obras de hierro forjado y vidrieras.

El Mercado Municipal, también conocido como Mercadão (gran mercado) es el mejor y más barato lugar para comprar recuerdos. Hay preciosas cestas,  hermosas cerámicas, accesorios magníficos hechos de semillas y plumas, plantas medicinales y medicinas naturales. Yo compré algunas pulseras de semillas de açai, pero lo que realmente me encantó fue el de chocolate rellena de cupuaçu, una de mis frutas favoritas de la Amazonia.

Manaus tiene parques hermosos que pueden ser disfrutados y apreciados por los visitantes y lugareños. El Parque Jefferson Péres es uno de los parques más relevantes y bellos de la ciudad. Comprende una superficie de 53.400 metros cuadrados y cuenta con más de 1200 árboles, esculturas, fuentes, juegos infantiles, arcos de hierro y quioscos en estilo art nouveau. Todo una referencia a Belle Époque recordando la época dorada del caucho.

Si el clima no es tan caliente, este parque es una muy buena opción cuando se visita el Palacio Río Negro, ya que el parque se encuentra justo detrás del palacio.

Mi parque favorito en la ciudad es Bosque da Ciência, que consiste en aproximadamente 32.000 acres situados en un corredor verde ecológico en el medio oeste de la zona urbana de Manaus.
Lo puntos altos de la visita son el sendero suspendido, la Casa da Ciência, los viveros de los cocodrilos, los tanques de manatí, y un árbol, Tanimbuca (Buchenavea huebra), con más de 600 años de edad.

Me encantó mucho pasear por debajo de los enormes y exuberantes árboles del Bosque da Ciência.

Una de las nuevas zonas de moda de Manaus es la playa de Ponta Negra. Este complejo de playa abrió justo antes de la Copa del Mundo en 2014 y tiene una arena, miradores, un pasillo para correr y kioscos. También cuenta con una intensa vida nocturna y se ha convertido en uno de los lugares preferidos de los Manauaras.

Manaus
Praia de Ponta Negra

Praia da Lua es otra playa muy buena y tiene arena blanca y agua tibia y limpia. Situada a 23 km de Manaos, se puede llegar en barco desde Ponta Negra y toma alrededor de cinco minutos. Esta es una de las más bellas playas de la zona.

Experiencias memorables

Una visita a Manaos no puede completarse sin un tour para ver el encuentro de las aguas, Nadar con el delfin rosado y visitar a una tribu indígena.

Sin embargo, estas actividades pueden ser demasiado turísticas para algunas personas, pero esto es básicamente la única oportunidad que tenemos de interactuar con esos dulces animales que sólo se encuentran en África y en Amazonas, y para ver una tribu indígena que vive tan cerca de la ciudad y aún conserva sus antiguos hábitos.
Hice ese tour y fue una de las experiencias más memorables que he tenido y una de las mejores cosas que hice durante mi estancia.

Yo pasé cuatro días en Manaus y la cantidad y diversidad de atracciones turísticas que la ciudad tiene para ofrecer es sorprendente. Después de eso, pasé tres días en la selva amazónica (aquí puedes leer el artículo Aventuras en la Amazonia brasileña), otra experiencia inolvidable.

Si pensabas que Manaos era una ciudad llena de indígenas y árboles, sin nada que hacer además de ir para la selva, estabas completamente equivocado.Si pensabas que Manaos era una ciudad llena de indígenas y árboles, sin nada que hacer además de ir para la selva, estabas completamente equivocado.

∗ Habrá cuatro juegos de fútbol en Manaus en las Olimpíadas de 2016.

Consejos

– No se olvide de tomar la vacuna contra la fiebre amarilla por lo menos diez días antes de la llegada.

– El Teatro Amazonas ofrece conciertos gratuitos durante todo el año y el Festival de Opera sucede  cada dos años entre los meses de abril y mayo.

  • ¿Dónde comer?

Restaurante Tambaqui de Banda
Prueba el Tambaqui grelhado (un pescado típico de la Amazonía), que viene con arroz, frijoles, ensalada y farofa (hecha de harina de yuca).
Sirve dos y sale por R$ 54,90 (US$ 15)
Calle José Clemente, 596, en el centro

  • ¿Qué comer?

– Helado de Açai (una fruta de la Amazonia muy saludable y rica en antioxidantes). En general se sirve con granola y banana.

NatAçai sirve una de los mejores açais de la ciudad, y el precio es muy bueno (medio litro R$ 11 – US$ 3).

Plaza de San Sebastián en frente al Teatro Amazonas

– Tacacá: plato indio típico de la Amazonia brasileña, servido en una calabaza. El tacacá es hecho de tucupi (caldo de mandioca -yuca- salado, ajo y otros condimentos), tapioca (almidón de yuca), bambú (hojas picantes y ligeramente anestésicas), camarones secos y pimienta al gusto. Se toma caliente.

Point do Tacacá da Ivete
Rua Ramos Ferreira en la esquina de Tapajós

– Jugos de Graviola  (una fruta de la Amazonia muy gruesa y dulce) y Cupuaçu (una fruta de la Amazonia un poco ácida y muy exótica).

– Tapioca con tucumã (una fruta amazónica) y queso blanco.

  • Para bailar?

Caldeira Bar
Uno de los bares más tradicionales de la ciudad tiene la samba los sábados y domingos 20:00-23:00.
Está lleno de extranjeros y locales que se juntan para disfrutar de una auténtica experiencia brasileña.
Rua José Clemente, 237 – Centro

Visitando Manaos

  • Donde esta ubicada?

Manaos, la capital de la provincia de Amazonas en la región norte de Brasil, se encuentra cerca de la confluencia de los rios Negros y Solimões (ver mapa aquí)

  • ¿Cómo llegar allá?

Manaos está rodeada de ríos y la mejor manera de llegar es por barco o avión.
* En avión: Es una pena que no haya muchas empresas internacionales con vuelos directos a Manaos. Algunas de las compañías son: American Airlines , Copa Airlines y de Insel Air .
Pero hay un montón de vuelos desde varias ciudades de Brasil, especialmente desde Sao Paulo y Brasilia. Las compañías que vuelan con frecuencia a Manaos son: TAM , Gol , Azul y MAP .

* En barco: hay muchos barcos que conectan Manaos con otras ciudades en el norte de Brasil, y también con Colombia y Perú. Esos barcos son enormes y los pasajeros duermen en una hamaca (usted tiene que comprarla).

Para Colombia y Perú se necesita en general una semana. Uno de los viajes más comunes es la de Manaos a Belém (capital de Pará) y se tarda tres días y medio.

  • Mejor fecha para ir

Hay básicamente dos temporadas en Manaos: la temporada de lluvias y alta humedad (de diciembre a abril), y la estación seca y muy caliente (de julio a septiembre).
Por lo tanto, el mejor momento para ir es la temporada media: mayo/junio y octubre/noviembre.
Yo estaba allí por siete días en el comienzo del mes de abril de 2016, y cuatro días el tiempo estaba soleado y calor, un día nublado y dos días con fuertes lluvias.

  • ¿Dónde me quedé?

* Me alojé en Local Hostel Manaus .

  • Custos del viaje

* Vuelo desde Sao Paulo a Manaus: R$ 349 (US$ 100).

* Cinco noches en Local Hostel Manaus: R$ 235 (US$ 67).

* Tour con Amazing Tours: R$ 300 (US$ 86).

Enlaces importantes

Para obtener más información sobre Manaos visite: www.visitamazonastour.com
Para reservar excursiones en Manaos visite: www.manausjungetours.com
Para comprobar los horarios de barcos y precios visite: www.portodemanaus.com.br

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.