Pasando de p… madre en Phi Phi Island

Primera vez en Asia

En febrero de 2014 fui a Asia por primera vez. Empecé mi viaje en Bangkok y después de unos días en la capital de Tailandia me dirigí hasta la parte sur de este increíble país. El vuelo de Bangkok a Krabi fue corto y muy barato, alrededor de US$ 50 con AirAsia, una de las compañías de bajo coste en Asia. Después de alrededor de 1h20min llegué en el aeropuerto Kabri y desde allí tomé un autobús al centro de la ciudad con el fin de tomar el ferry de las 13:30 a Koh Phi Phi.

El ferry estaba lleno de turistas, especialmente australianos y europeos, y algunos de ellos estaban en la terraza disfrutando del sol y la suave brisa. Mi amigo y yo estábamos en los dos últimos asientos de la segunda fila separada de una pareja española por el pasillo, cuando de repente una bombilla cayó entre nosotros cuatro. Inmediatamente empezamos a reír y charlar con los españoles. Por el momento no nos dimos cuenta de que la bombilla de luz fue la chispa para una gran amistad…

Isla Phi Phi

Después de 1:30 llegamos al muelle de Tonsai, Ko Phi Phi Don. Desde el barco pude imaginar lo que nos esperaba: una isla pequeña desolada con una exuberante vegetación y el agua cristalina de color turquesa rodeada por enormes rocas de piedra caliza. ¡Me encantó! El pequeño pueblo no está desarrollado, pero agradable e interesante. La calle principal es muy estrecha y cuenta con tiendas de recuerdos, bares, restaurantes, casas de masaje y agencias de viajes. Los coches no están permitidos en la isla y el único «sonido del tráfico» que se escucha es «bip bip» de los ciclistas locales. Aunque mis dos nuevos amigos, Mari y David, estaban buscando alojamiento, mi amigo Gustavo y yo estábamos buscando un restaurante y encontramos uno con una impresionante vista al mar y el mejor arroz frito con piña y gambas que he comido.

Nos fuimos del restaurante y empezamos las búsquedas de nuestro hotel en las afueras del pueblo. Nuestra habitación era muy pequeña y decepcionante, y a pesar de la recepcionista casi no hablar Inglés, me las arreglé para conseguir un upgrade. Dejamos el hotel y fuimos al mirador para ver el atardecer. El mirador es en la cima de una colina en una propiedad privada, y usted tiene que pagar una pequeña cuota para llegar allí, pero proporciona una excelente vista de la isla. Un banco de arena separa la isla en dos playas en forma de U con agua esmeralda, y con altas montañas de piedra caliza al fondo. El sol se puso exactamente detrás de esas enormes montañas y pintó el cielo con un color ámbar. Mi estancia en Koh Phi Phi Don estaba sólo empezando y ya estaba apasionado por este paisaje idílico. ¡Me sentí muy afortunado!

Sunset, Koh Phi Phi Don, Thailand.

Nos encontramos con nuestros nuevos amigos, Mari y David, para cenar y negociar un barco para el día siguiente. Había algunos capitanes en la zona portuaria y cuando vi un tipo con una camiseta brasileña pensé: Tiene que ser este. La negociación se basa adonde desea ir y cuánto tiempo desea quedarse en su viaje. Tailandeses son muy amables, pero una vez que se enojan, olvídate… Nuestro negocio no fue fácil, pero finalmente estuvo de acuerdo con uno de los chicos para nos llevar a tres islas de 7:00 am a 2:00, por algo alrededor de US$ 80. Me fui a cama feliz, excitado y ya soñando con Maya Bay.

Cuando dejamos el hotel temprano en la mañana el sol seguía subiendo y la isla era un silencio absoluto. Centenas de barcos flotaban en el agua calma del muelle, mientras nuestro capitán arreglaba todo en nuestro tradicional barco tailandés. El sol ya había salido cuando Mari y Davi llegaron. Gustavo tenía una cajita de musica y tan pronto como el barco salió del muelle, pusimos la música.

 Maya Bay (La Playa)

Después de un paseo de 20 minutos empezamos a acercarnos a Koh Phi Phi Le, donde se encuentra Maya Bay. Las rocas de piedra caliza que la rodean eran enormes y estábamos muy eufóricos. No pudimos escuchar la música, porque el motor del barco hacia demasiado ruido… Después de unos 40 minutos, comenzamos a navegar en Maya Bay y me quedé flipado. Los altos acantilados de 100 metros en tres lados espléndidamente refugiam «La Playa» y cuando llegamos allí, el sol todavía estaba detrás de ellos, pero la esmeralda del agua prístina ya brillaba y acogía sus visitantes, que a esa hora de la mañana eran muy pocos. No podía creer que una de las playas más famosas del mundo estaba allí sólo para nosotros!

Nos montamos en el barco y nos sentíamos tan eufóricos como niños en un patio por la primera vez. Sacamos un montón de fotografías con diferentes poses y ángulos, caminamos y nadamos en el agua tranquila de esta playa de renombre mundial. Poco a poco más visitantes llegaron y Maya Bay fue perdiendo su condición de paraíso; ya era hora de que nos vayamos a conquistar un nuevo… Cuando estábamos a punto de salir el sol estaba fuera, el agua esmeralda cristalina reluzia y Maya Bay se hizo aún más preciosa. Pusimos la música y comenzamos a bailar en el barco como si no hubiera mañana. A pesar de que algunas personas nos miraban de forma extraña, nos fuimos rebosante de felicidad…

Dejamos «La Playa» y fuimos a una isla cerca para bucear. El agua era increíblemente claro que, incluso desde el barco, pudimos ver algunos peces. Mari parecía no creer en lo que estaba viendo, sobre todo cuando nuestro capitán lanzó algunos pedazos de pan y toneladas de pescado aparecieron. Buceo allí fue increíble!

Nuestra última parada fue la isla Mosquito otra «no creo que es verdad» isla, con paisaje virgen dotado de acantilados de piedra caliza rodeadas de agua deslumbrante. Debido a sus arrecifes de coral, la isla ofrece uno de los mejores lugares para bucear en Koh Phi Phi. En este punto nos habíamos convertido en tan gran amigos de la pareja española, que parecía como habíamos los conocidos desde siempre y no sólo a un día…

Cuando llegamos en el pueblo estábamos muy cansados y sólo queríamos tener el almuerzo y descansar. Las dos playas separadas por el banco de arena tienen programaciones opuestas: Tonsai Bay está llena de turistas saliendo de la isla desde su puerto durante el día y es muy tranquila por la noche; Loh Dalum Bay es muy tranquila durante el día y ruidosa por la noche. Así que fuimos a la bahía tranquila y sólo estábamos allí relajando en la arena suave bajo los árboles, charlando y conociéndonos mejor. Un pescador que nos vio allí nos invitó a ver la puesta de sol desde su barco, pero no teníamos ganas de salir de allí; hasta que Gustavo hizo la conversión y nos dimos cuenta de que lo que costaría menos de US$ 20 y dijo: «¡Los invito chicos»! Sonreímos como niños y saltamos en el barco. La puesta de sol desde el barco fue inmejorable y no podríamos estar más felices.

Cenábamos juntos y un amigo mío que nos vio en Facebook se dio cuenta de que uno de sus amigos también estaba en Phi Phi y puso nosotros en contacto con el tipo belga, Thierry, que se unió al grupo. Después de todo el día bajo el sol estábamos agotados y acabamos por compartir la comida, reservar una excursión para el día siguiente, y nada más.

Boat Trip

Al día siguiente, el paseo en barco fue muy diferente, y lo compartí con 8 personas más. En la primera parada para bucear Thierry pisó un erizo de mar y nuestro capitán mágicamente se llevó a cabo los aguijones con un cuchillo. A pesar del trágico comienzo, todavía tuvimos tiempo para visitar algunas islas paradisíacas. Una de entonces fue la isla de bambú, una isla impresionante, y una de los más bellas, donde la arena blanca contrasta con el agua azul brillante y el verde de la vegetación. Nos divertimos muchísimo y buceamos persiguiendo un pez serpiente sin saber que podría haber matado a nosotros en menos de dos minutos… Que aventura y que isla surreal!!

A partir de ahí nos fuimos a la playa del monos, una hermosa isla llena de monos y, lamentablemente, basura dejada por los turistas. Allí almorzamos y nos advirtieron para tener cuidado para nuestro almuerzo no serem robado por los monos… Nuestra siguiente parada fue Maya Bay, que estaba completamente diferente del día anterior, pero aún hipnotizante. Estaba llena de turistas y barcos, y las decenas de lanchas rápidas estacionadas en la costa bloqueaban tristemente una parte de la vista al mar. En ese tiempo otra persona se unió al grupo, una chica chilena, Camila, que la conocimos en el barco.  Tomamos fotografías y nos divertimos aún más en Maya Bay. Tailandia debe ser la «tierra de la felicidad, como dicen los tailandeses…

Una de las partes más memorables del tour fue cuando el barco dejó Maya Bay y entró en una laguna azul rodeada de acantilados de piedra caliza con agua sorprendentemente claro que incluso podíamos ver el fondo. El capitán se detuvo el barco con el fin de cortar un poco de piña para nosotros y nos metimos en el agua gritando como locos. Yo estaba muy feliz y lo pasando de puta madre… Nuestro paseo en barco terminó con otra puesta de sol estupenda en el estrecho de Malaca.

Phi Phi Nightlife

Por la noche cenamos todos juntos en mi restaurante favorito y desde allí salimos de fiesta. La playa tranquila durante el día tiene fiestas locas cada noche independientemente del día de la semana, con pirofagia, luces neón, música electrónica, y tragos baratos que se venden en cubos. Lo pasamos buenísimos bailando, bebendo, celebrando la vida y nuestra amistad, viendo la pirofagia y la gente a perder el control…

 Último día in Phi Phi

Mi última mañana en Koh Phi Phi desperté sintiendo ya la melancolía, y después del desayuno dejé mi equipaje en el restaurante, (ya era amigos de todos alla), y me reuní con mis amigos. Ellos decidieron comprar recuerdos y yo me fui a la playa. En mi camino a la bahía de Loh Dalum vi el Tsunami Memorial Garden (el pueblo fue gravemente dañado por el tsunami del Océano Índico en diciembre de 2004). La playa estaba muy diferente de la noche anterior: muy tranquila y con pocos barcos en sus aguas calmas de color turquesa, que junto con el cielo de color azul, compusieron un verdadero paraíso bucólico. Puse mis auriculares con una buena música y por alrededor de una hora bailé como loco en frente de ese emblemático paisaje. Estaba inmensamente feliz, pero también un poco triste porque sabía que en unas pocas horas me iba dejar la isla Phi Phi y mis amigos también…

Phi Phi Islands, Thailand.
Isla Phi Phi, Tailandia.

Cuando mis amigos llegaron allí, paseamos un rato en la playa antes del almuerzo y de tomar el ferry. En el puerto, Mari y David tomaron un ferry a Ao Nang, y Gustavo, Thierry y yo tomamos otro a Railay. Estaba absolutamente seguro de que iba a llorar, y cuando caminé hacia mis amigos para decir adiós empecé… Salté en mi ferry y de la terraza empecé a llamar a Mari y saludarla… Maaaarrrriiiiiii, Mariiiiiiiii…. El ferry partió y lloré como un niño… Salí de Koh Phi Phi absolutamente convencido que había vivido algunos de los días más felices de mi vida y que iba valorar mis nuevas amistades para siempre!

Visitando Phi Phi Island

  • ¿Donde está ubicada?

[huge_it_maps id=’14’]

 

  • ¿Cómo llegar allá?

La única manera de llegar a la isla Phi Phi es en ferry. Hay ferries que salen desde Krabi, Ao Nang, Lanta, Railay, Koh Samui, Koh Tao y Phuket.

Usted puede comprar sus entradas en los puertos o online.

  • Mejor fecha para visitación

El mejor momento para ir a Phi Phi es de noviembre a marzo, cuando la humedad es más baja y la temperaturas medias son de 28C, con una brisa fresca.

  • ¿Dónde me quedé?

Me alojé en Phi Phi Chang Grand Resort.

  • Gastos de viaje

* Ferry de la ciudad Krabi a Phi Phi: US$ 20

* Tres noches en Phi Phi Chang Resort: US$ 232 (habitación doble).

* Barco privado: US$ 80 (de las 7:00 am a 2:00 pm).

* Paseo en barco: US$ 20.

 

 

  • Aluguel de Carros:Pesquise, compare e economize
  • Bookaway:Pegue um ônibus, barco, trem ou carro para as melhores localizações do mundo
  • Booking:Encontre as melhores ofertas de acomodações
  • GetYourGuide:Reserve experiências inesquecíveis em todo o mundo
  • SegurosPromo:Compare e encontre o melhor seguro viagem

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.